Felipe VI anuncia que España “no venderá más armas a Arabia Saudí” y que ahora “sólo venderá guitarras”

"CON ESTAS GUITARRAS SE PODRÁN COMPONER UNOS RIFFS ASESINOS", EXPRESA EL MONARCA

Felipe VI ha asistido a su primera manifa para condenar los actos terroristas en Barcelona, lo que ha propiciado varias protestas a manos de otros asistentes mediante pancartas y de varios políticos en sus redes sociales, señalando que para predicar con el ejemplo de la paz sería positivo cesar la venta de armas a Arabia Saudí.

La venta de armas de España a Arabia Saudí se ha multiplicado por 30 en los últimos 4 años, alcanzando ventas con un valor total de 1.361,42 millones de euros, por lo que esta denuncia en favor de la paz se ha convertido en un llamamiento mediático, y la presión ha obligado al monarca a responder al revuelo.

“Desde hoy, España dejará de vender armas de fuego a Arabía Saudí y otros países de África con los que también hacíamos negocio”, anunciaba a los periodistas, añadiendo que en su lugar “venderemos estas guitarras de diseño”.

“Qué mejor forma de detener la venta de armas y mandar un mensaje de paz, que vendiendo cultura a través de este arsenal… Perdón, ¿he dicho arsenal? Quería decir colección”, explica.

Lo singular de estos instrumentos es que tienen forma de fusil de asalto AK-47, aunque Felipe VI ha asegurado que es sólo “una estrategia de marketing” y que son “inofensivas”.

“Mirad, os la enseño para que veáis que es una guitarra normal”, dijo a los periodistas, con tan mala suerte que mientras estaba afinando una de ellas, la guitarra se disparó.

“Hostia, que ésta no era la de prueba je je, casi me marco un Froilán“, masculló entre dientes al ver que la bala estuvo a punto de destrozarle el pie.

“A ver, que la guitarra que os iba a enseñar era esta otra, veréis como ahora no pasa nada”, dijo Felipe VI, que al tocar un acorde con otra guitarra el instrumento volvió a dispararse y mató a uno de los periodistas.

“Ups, lo siento… Menos mal que la ley no es igual conmigo, si no eso habría sido asesinato”, comentó aliviado y jocoso, añadiendo al ver que nadie se reía que era “un chiste de aforados”.

“Bueno, no penséis mal, estas dos es que estaban defectuosas, ahora mismo van para la basura; pero el resto está muy bien y ya tenemos un macropedido de Arabia Saudí y varias ventas a países de África y al grupo Terroristars“, detalla.

“No cabe duda de que con estas guitarras se podrán componer unos riffs asesinos”, expresa.

“Si cada terrorista del ISIS tuviera una guitarra en lugar de un arma, el mundo sería un lugar mejor, y no les quedaría otra que canalizar su violencia como hacen todas las bandas locales reivindicativas del país: a través de sus canciones”, elucubraba el monarca con talante.

“España es un país que ama la vida, la libertad y la libertad de expresión, así que no tenemos nada en contra de los extranjeros que vengan a tocar y a realizar duras críticas contra aquello que crean oportuno… A no ser que seas Soziedad Alkoholika, que entonces te cancelamos el bolo y decimos que sois proetarras”, concluye.

Koofin Annatüi, señor de la guerra de Somalia, posando momentos antes de dar un golpe de estado con las guitarras importadas de España.

Noticias relacionadas