Jason Newsted aún recibe terapia psicológica por el bullying que sufrió en Metallica

“SEÑALA EN ESTE MUÑECO DÓNDE TE TOCÓ ULRICH”, DICE SU TERAPEUTA

El bajista Jason Newsted afirma que aún recibe terapia psicológica por el bullying que sufrió en su paso por Metallica. Así lo ha revelado en una entrevista al medio The Metal Boner.

Aunque ya han pasado 16 años desde que dejó Metallica, Newsted aún tiene muy presentes en su vida cotidiana los traumas a los que fue sometido en la banda.

“Todavía me pasa que, cuando sustituyo una baja en un grupo, no puedo evitar recordar al Hetfield que yo conocí, el que se decepcionaba, desconectaba mi bajo y preguntaba enfadado por qué no podía ser como el otro… A veces lo siento muy real, como si lo estuviese volviendo a vivir”, cuenta Newsted con la voz cogida y los ojos anegados.

“Pero lo peor eran las noches que se iba al bar y luego volvía calentito, porque calentito me iba yo a dormir de los correazos que soltaba”, confiesa, añadiendo que Kirk Hammet nunca atendía sus peticiones de auxilio cuando James Hetfield le medía el lomo.

“Kirk tampoco era mucho mejor, una vez le desconfiguré el wah-wah y desde entonces no ha vuelto a dirigirme la palabra; hasta el peor de sus pedales era más importante para él que yo”, afirma.

En cuanto a Lars Ulrich, el bajista desvela que fue “como un hermanastro al que el grupo siempre le consentía todo, y eso que siempre nos estaba haciendo la puñeta”. Newsted asegura que incluso llegó a sufrir abusos sexuales a manos de Ulrich.

Los esfuerzos de Jason Newsted en su lucha por superar este trance psicológico le llevaron a fundar la Asociación de Víctimas de Metallica en 2015, para poder asistir a otros músicos en su misma situación.

“Nos sentamos todos los martes y realizamos unas sesiones de grupo para superar nuestro problema”, explica Newsted, que destaca la necesidad de abrirse con la persona que tienes al lado y contar con el apoyo de todos.

A estas sesiones de grupo asisten otros músicos que han pasado por Metallica, como Ron McGrovneyLloyd Grant o el propio Dave Mustaine.

“A mí sólo me querían por mi garage”, afirma Ron McGrovney.

“A mí me echaron por ser negro”, afirma Lloyd Grant.

“Qué… ¿pero esto no es alcohólicos anónimos?”, pregunta Mustaine.

Noticias relacionadas