¿La procesión más heavy del país? La del Santísimo Lemmy Kilmister

SE CELEBRÓ EN BARCELONA EL 28 DE DICIEMBRE PARA CONMEMORAR LA MUERTE DEL LÍDER DE MÖTORHEAD

Sí, estás en la sección “Parece del Metal Today”, lo que significa que este titular está basado en un hecho real.

El legendario Lemmy Kilmister murió a los 70 años el 28 de diciembre de 2015, dejando de luto a toda la comunidad del metal y del punk. Y no faltaron los homenajes: Un entierro en directo con personalidades del mundillo, una estatua a tamaño real en su bar preferido de Los Ángeles o un escenario especial con un as de picas gigante en el festival de Glastonbury.

Pero sin duda uno de los homenajes más sonados fue el que tuvo lugar en El Poblenou, barrio de Barcelona, en el primer aniversario de su muerte. Más de un centenar de devotos de Motörhead se reunieron para procesionar un busto de Lemmy Kilmister, como anticipo de un concierto tributo al que llamaron Lemmyssyou (un juego de palabras en inglés que viene a significar “Lemmy, te echamos de menos”).

El organizador de este homenaje fue Sergio Pozo, que ya desde hacía tiempo tenía en mente realizar la primera parodia rockanrolera de las procesiones españolas. Y el busto corría a cargo de su amigo Xavi Zamorano, un profesional de los efectos especiales de cine que no tuvo problema en recrear al milímetro hasta las dos verrugas de Lemmy.

Esta cofradía partió con unas 150 personas desde la sala Rocksound, con destino en la sala Bóveda (antigua Mephisto), ante la mirada atónita de muchos vecinos y curiosos que se les unían. Lejos de la solemnidad de las procesiones cristianas, los participantes bebían latas de cerveza, fumaban cigarros aliñados y coreaban consignas como “Lemmy no está muerto, estaba de parranda”, “Lemmy is Jesus” o una versión del popular villancico con “el 28 de desembre, Mo-tör-head”.

Coches y autobuses se tuvieron que parar y esperar a que pasara esta comitiva. A ver quién era el guapo que les decía nada cuando cerca del final del trayecto se les unieron varios moteros poniendo el sonido de escape a todo trapo para acompañar.

Terminaron en la sala Bóveda para asistir a un tributo del grupo Motorhits y poner la guinda a una noche memorable y un homenaje cuanto menos llamativo.

¿Se convertirá esta procesión en costumbre? Hasta ahora los únicos ejemplos de cofradías paganas en España están en La Prosperitat (Barcelona) con el San Xibeco y en León con el Genarín, donde los asistentes se ponen hasta arriba de limonada de vino para conmemorar a un borracho que fue atropellado por el camión de la basura mientras hacía sus deposiciones. Siempre se van los mejores.

Noticias relacionadas