Phil Anselmo se une por error a la Hermandad de la Amargura

"BUENO, ¿Y AHORA A DÓNDE VAMOS? ¿A POR ALGUNOS MORENOS, NO?", PREGUNTABA EL VOCALISTA

Phil Anselmo, el ex-vocalista de Pantera, ha elegido España como destino para pasar las vacaciones de Semana Santa, concretamente en Sevilla, para cuyas hermandades no han pasado desapercibidas sus peripecias.

Muchos han sido los norteamericanos que a lo largo de los años se han quedado de piedra al ver venir una marea de nazarenos ataviados con las túnicas blancas que ellos asocian al Ku Klux Klan. Hay tres casos documentados de deportistas negros que incluso echaron a correr. Pero Anselmo ha ido más allá.

El vocalista de Down no sólo no se ha asustado al cruzárselos, sino que ha tratado de unirse con éxito a una cofradía, la de la Amargura en este caso.

Los penitentes de la Hermandad de la Amargura le recibieron encantados al pensar que se trataba de “un guiri con gran devoción cristiana”, en palabras del Hermano Mayor de la cofradía, y no dudaron en hacerle miembro honorífico durante los siguientes oficios.

Por desgracia no había nivel de inglés suficiente entre sus hermanos para entender a qué se refería Anselmo cuando gritaba white power, con la tranquilidad de quien está entre los suyos.

“Bueno, ¿y ahora a dónde vamos? ¿a por algunos morenos, no?”, preguntaba sin ser comprendido el vocalista cuando la procesión se disponía a iniciar el recorrido.

Al ver que los hermanos le mandaban callar, pues precisamente se debían a la solemnidad de “Nuestro Padre Jesús del Silencio“, Anselmo trató de llamar la atención de sus nuevos camaradas. Y para ello realizó el principal acto de proclamación del KKK: Prender una cruz.

Para cuando los penitentes le detuvieron, Phil Anselmo había logrado quemar la base de la cruz y los pies de la figura que estaban procesionando, un Cristo de gran valor histórico y artístico con más de cuatro siglos de antigüedad.

Y para cristo el que se formó en la calle Santa Ángela de la Cruz, pues irónicamente fue Anselmo el que acabó corriendo con los de las túnicas blancas pisándole los talones. Cuatro calles más abajo, varios penitentes le dieron caza y le propinaron la paliza de su vida.

En estos momentos, el vocalista se encuentra ingresado en el Hospital Virgen Macarena, con varias lesiones graves. ¡Seguro que Phil Anselmo se lo pensará dos veces antes de unirse a un grupo de radicales racistas!

Noticias relacionadas