La policía precinta un mosh pit que carecía de extintores y salida de emergencia

"BUENO, HABÍA UNO QUE LLEVABA UN EXTINTOR, PERO ESTABA CADUCADO", CONCRETA EL INSPECTOR JEFE

Un mosh pit ha sido clausurado y precintado por la policía británica en el Bloodstock Open Air, el festival de metal que tiene lugar en Derbyshire (Inglaterra).

Según testigos, las fuerzas de seguridad se presentaron sin previo aviso y “a la caza”, para inspeccionar las instalaciones del festival, y justo cuando estaban a punto de irse y dar el visto bueno, un efectivo se fijó en que el mosh pit que se había montado en Battle Beast no cumplía con las normativas de seguridad vigentes.

“Todos los años mueren alrededor de 400 personas en mosh pitswalls of death y circle pits que no pasan los controles”, asegura Robert Kilt, inspector jefe de la policía del condado de Derbyshire. “Por eso no podemos pasar por alto un mosh pit como el que nos encontramos: No había ningún extintor ni salida de emergencia”, explica. En Inglaterra no sólo se cierran salas y locales por estos motivos, sino que el gobierno británico sanciona aquellos mosh pits que tampoco cumplan las normativas.

“Bueno, había uno que llevaba un extintor, pero estaba caducado”, detalla el inspector.

“No nos gusta cortar la diversión del festival; todos hemos sido jóvenes y nos han metido en un pogo a traición alguna vez, pero la seguridad es lo primero y ese tumulto estará clausurado hasta que reúna las condiciones necesarias”, dijo justificando el precinto que habían puesto sobre el mosh pit mientras aún estaba activo.

“Tú, el de la camiseta que pone ACAB, ven aquí imbécil”, le instaba a uno de los asistentes.

“Además, ¿Battle Beast? ¿En serio? Tendrían que haber esperado al día siguiente para hacer pogo, que tocan Testament y Decapitated“, exclama indignado a los medios. “Estos chicos de hoy en día no saben cómo divertirse”, añade.

“Ah, y sepan ustedes que uno de los jóvenes que estaba dentro trató de sobornar a un agente de la ley para evitar el cierre”, explica el policía; aunque no tendrán en cuenta el delito de cohecho ya que “cuando el chico fue a sacar su cartera se dio cuenta de que se le había caído con los empujones”.

“Dispérsense, aquí no hay nada que ver”, concluía el inspector en el lugar de los hechos, provocando que la multitud formase un segundo pogo y se lo llevase por delante.

 

Noticias relacionadas