El padre de 52 años de Ty Trujillo le reemplaza en el colegio hasta que termine su gira con Korn

DECLARA QUE ESTÁ HACIENDO MUCHOS AMIGOS, AUNQUE LA CLASE DE HISTORIA LE PARECE "UN ROLLO"

Recientemente se confirmó la presencia de Ty Trujillo, el hijo de Robert Trujillo, en las seis fechas de Korn por Latinoamérica, sustituyendo la baja de su bajista habitual, Fieldy.

Pero a pesar del tremendo logro que supone para un joven bajista de 12 años ir de gira con Korn, su madre no lo ha visto con buenos ojos y ha declarado su evidente preocupación: “Ni gira ni giro, tú no puedes perder una semana de clase con las matemáticas como las llevas”.

Por suerte el bajista de Metallica y orgulloso mentor del pequeño Ty, medió en la disputa para que su hijo pudiera acompañar a Korn. Robert Trujillo acordó sustituirle en el colegio para coger todos los apuntes y ponerle al día de los deberes cuando vuelva.

Ayer, lunes 17 de abril, mientras Ty Trujillo daba la primera de las fechas con Korn en Argentina, su padre, de tan sólo 52 años de edad, asistía a su colegio como cualquier día normal del chaval.

¿Pero cómo fue el primer día de Robert Trujillo en el colegio?

La prensa del metal de Estados Unidos no podía dejar pasar un acontecimiento tan morboso, y periodistas de diferentes medios se personaron tras la verja del patio para recibirle cuando saliera al recreo.

Mientras se comía un paquete de doritos, el bajista comentó a la prensa que estaba haciendo muchos amigos, aunque había un tal Kevin que “es un borde y un chulo que le hace la puñeta a todo el mundo”.

“No me gusta ninguna niña hombre, soy un hombre casado y eso sería pedofilia”, explica.

También afirma que la asignatura de historia le ha parecido “un rollo”, y que la profesora de matemáticas “le ha cogido manía”.

Ni siquiera el profesor de música le ha dado cuartelillo: “Me dijo que le gustaba más mi trabajo en Suicidal Tendencies y que con Metallica me he vuelto un blando”, contaba cabizbajo.

“Bueno, os tengo que dejar, que me están esperando para jugar a balón prisionero”, se excusaba Trujillo dejando a los periodistas con más preguntas en la boca, no sin antes añadir “tened cuidado con Kevin, que es tonto”.

 

Noticias relacionadas