Trump deporta a Hammett, Ulrich y Trujillo de Metallica y edita una versión republicana de Hardwired

"METALLICA FIRST", SENTENCIA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS

La última extravagancia que ha llevado a cabo Donald Trump concierne a los mismísimos Metallica. El presidente de los Estados Unidos ha decretado que los miembros Kirk Hammett, Lars Ulrich y Robert Trujillo sean deportados a sus países de ascendencia por “no tener los permisos de permanencia en regla”.

“Metallica va primero, y no puede ser que haya dos morenitos en un proyecto tan americano y que encima permitan que un sucio danés toque borracho en directo”, declara Trump.

“¿Cómo? ¿Que Ulrich no bebe? ¿Y por qué toca así en los conciertos?”, preguntó desconcertado a un periodista.

“También tenemos puesto un ojo encima de James Hetfield por ser cómplice y facilitar la permanencia ilegal de estos músicos en nuestro territorio, así que más le vale que se ande con cuidado”, advierte.

Y para que sirva de escarmiento a otras bandas, Trump ha impuesto una nueva edición de “Hardwired… To Self-Destruct“, versión republicana. “Se ha regrabado con músicos que de verdad son americanos, y Hetfield ha compuesto una versión de nuestro hermoso himno para el bonus track”, comenta el presidente.

Hetfield ya se ha adaptado a la situación con un nuevo peinado que le hará pasar desapercibido, mientras que Hammett, Ulrich, Trujillo y sus familias han sido deportadas a sus respectivos países de ascendencia.

Trump ya había tuiteado algún comentario sobre Metallica en el pasado, pero nadie se habría imaginado hasta donde llegaría por ajustar el grupo a sus propios intereses políticos.

 

Noticias relacionadas